BRILLANTES



El trabajo dignifica, mantiene los sentidos en alerta, ubica socialmente, fomenta las relaciones, obliga a ejercitar el cuerpo y la mente.
El espacio donde se desarrolla el trabajo se suele compartir, bien por turnos; "ahora tú, ahora yo", bien por actividades; "tú a lo tuyo y yo a lo mío", bien por objetivos;  "juntos  podemos".
Carmen, María, William, Elena comparten espacio en su labor diaria. Trabajan por turnos; "antes de que llegues o cuando ya te hayas ido", trabajan por actividades;  "yo limpio y tú imaginas", "yo quito el polvo y tú  nos gobiernas", "yo friego y tú escribes", trabajan por objetivos; "quiero que puedas concentrarte", "que estés a gusto","quiero que ésta sea tú casa".



                             Carlos Lopez Almunia
                                       Sociólogo