LIMBO

 

 

​Las mujeres de una cárcel preventiva viven en un limbo; un filo por el que caminan entre la absolución o la condena.  

 

En ese borde que marca su día a día ellas se organizan para intentar llevar una vida lo más parecida a la cara de la moneda que representaría ser libre.  

 

En este proyecto fotográfico las internas posan como modelos mostrándonos los lugares en los que intentan desarrollar esa “normalidad” anhelada, los sitios donde aman, donde gestan a sus futuros hijos, donde cuidan de sus pequeños y los rincones en los que toman un café, lavan sus ropas o llaman por teléfono; como lo haría cualquier chica.  

 

Y lo hacen despojándose de estigmas y enfrentándose a la mirada de todo aquél que pretenda enjuiciarlas, quizá sabedoras de su inocencia, quizá persuadidas por la idea de abandonar el LIMBO y volver a saborear la libertad.